Este año destinaremos los fondos recaudados en las Olimpiadas por la Paz a la asociación Rafiki Africa, que contribuye a la construcción y mantenimiento de escuelas que permiten el acceso a una educación de calidad a niños y niñas de zonas rurales de Uganda